Me definieron como Abandónico.. ¿que es?

Algunas amigas, (distintas, que no se conocen entre sí) como cuando éramos chicos y en la escuela había corrido el rumor de la existencia del Hombre gato, me comentaron la hipótesis, que se maneja en el mundo femenino, sobre la existencia de una raza particular de hombres: Hombre Abandónico.

Al ser consultadas por este (si se me permite) relator, no supieron mucho cómo explicar dicha figura. A penas, pudieron bosquejar un perfil (un tanto pobre para ser sinceros). Nota al pie: Me gustaría aclarar, ante las ya maliciosas miradas de mis amigas, que estoy siendo lo más humanamente objetivo se que puede, y no se trata esta de una defensa corporativa.

Sigo. Este nefasto ser, como lo denominan, es aquel que luego de una (puede llegar a varias) lindas y tal vez románticas veladas (pueden o no incluir sexo salvaje, sometimientos, saltos ornamentales, etc) desaparece sin dejar rastro, o dejando un rastro un tanto maloliente (si se me permite la metáfora): estuve de viaje, estoy con mucho trabajo, pero te llamo después; estoy reunido, te llamo más tarde, me vine de raje a limpiar pinguinos empetrolados, viste el incendio del edificio ese en la tele? bueno, por eso no te llamo (?), etc.

Qué misterio del cielo, hace que un Romeo, a punto de tomar del mismo veneno hoy, no aparezca más mañana? Qué hice ? se preguntan mis algo lastimadas, pero más desorientadas amigas, qué hice? Llamarlo 5 veces por hora a la oficina, tal vez ? Mandarle 456 MSN al celu con un poema de Neruda divido en partes ? O a caso decirle que, que salga con los amigos una vez cada 15 días está bien para mi ? Qué hice, qué hice ?

Tal vez, desde mi humilde opinión, la respuesta sea nada. No hiciste nada. tal vez, se dio cuenta que no le gustás, tal vez, que no sos buena en la cama, tal vez, que hablás por los codos. Tal vez, será que el hombre abandónico no existe, y en realidad es una confusión con el hombre escapador?

1 comentarios:

JAVIER dijo...

"Abandónico": "...También solía ser muy abandónica y, al mismo tiempo, creía que me abandonaban: primero me entregaba al exceso de contacto y después mi retirada era total" (testimonio de Sonia Gajnaj en "7 Personajes en busca del Ser"de Claudio Naranjo). Camarada blogero, Rivarola, ser "abandónico" no es ninguna tontería. En España contamos el chiste del donjuán que echa unos polvos y desaparece como el quitamanchas. Qué guay. Ser "abandónico", como te definen tus amigas, es mucho más que ser un "escapador". No es solo el- que-abandona (por ejemplo: padres/madres abandónicos, instituciones abandónicas, naciones abandónicas, etc. ) sino también las personas abandonadas (huérfanos, marginales, desvalidos, etc.) La personalidad o carácter abandónica abandona antes de sentirse abandonada. Y su huida no es alegre sino el efecto del "exceso de contacto". O eso creo, ya que he conocido este término (no sé si más latinoamericano que castellano) hace dos días. Te abandono. Saludos al Río de la Plata

 
©2009 Augusto Rivarola | by TNB