Creeme, nunca me fui.

Yo nunca me fuí, creeme todavía estoy acá.
Pasaban 17 hs de un dia como cualquiera pero las horas que pasan nunca son nada y los dias tampoco son rotativos digamos que las agujas del reloj se cruzan en varios momentos del amanecer y eso tambien tiene una idea para descubrir.
La duda y la incertidumbre se juntaban a travez de un mar de preguntas sin respuestas que ya no eran mas que afirmaciones que no querias comprender.
Era el final del tunel q se acercaba, tan asi, tan estridente, tan versatil y improvisado. Como una melodia de jazz el sufrimiento del elixir de vivir habia llegado a paralizarnos y ya nada seria igual.
Es imposible entender los momentos, quizas por el mismo instante que yo estoy escribiendo esto aqui hay un monton de otras cosas que podria estar haciendo y a cada segundo la madurez de este mundo activa todas nuestras independientes acciones para involucrarnos con su historia.
Y asi llego, la inocencia se acabo, la triste verdad acababa con todas las ilusiones, pero es como todos los dias al levantar, sabemos que en tan poco tiempo nada importante puede pasar, aunque ese dia no iba a ser como ningun otro.
Yo, alejado del mar de confusiones y trastornado por ver tus lagrimas no sabia que hacer. Dejar que el tiempo pase, acotar alguna idiotez que me caracteriza, estar cerca tuyo, estar lejos tuyo, dejarte sola, acompañarte, quererte, ser indiferente eran varias de las preguntas que me hacia por el simple hecho de no poder ver con tus ojos.
Yo se que nada va a cambiar y se que tambien el corazon de alguien tiene fin pero no su alma y si escencia.
Hagamos lo mejor para que la escencia viva por siempre en los corazones que aun laten, dejemos de lado la ignorancia y los llantos, nadie hubiera querido que esto sea asi. Pero nosotros lamentablemente no lo decidimos.
El organismo que hace que todo suceda es algo más extraño que nosotros mismos. Es como yo, es como vos pero tiene el poder de hacer lo que quiere, claro, como todos nosotros en realidad.

Estara ahi por siempre y por siempre, yo se que nunca habra distancias cuando el camino solamente es uno. Puede haber un desencuentro pero al final todos volvemos a vernos, se quiera o no.


Willy una noche en la que el amor no le hizo bien.

1 comentarios:

Ana dijo...

Es que a veces el amor no hace bien.

 
©2009 Augusto Rivarola | by TNB